Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos y de personalización. Haz clic en configurar cookies para personalizar las cookies o en Aceptar para acapetar todas las cookies.
Configurar cookies    ACEPTAR
BLOG
El eDelivery al día
‹ LISTADO DE ARTÍCULOS
25 de febrero de 2019
El reto de una distribución urbana más sostenible

La distribución urbana de mercancías supone uno de los restos más importantes a los que se enfrentan las ciudades en la actualidad. El auge del comercio por internet es imparable por los nuevos hábitos sociales y supone innumerables ventajas para el consumidor. Pero a la vez genera un gran impacto medioambiental e importantes retos para la movilidad en las grandes ciudades.

Las necesidades de centros logísticos y de reparto y el reto de la última milla (los últimos 1.500 metros) son en la actualidad dos de las principales preocupaciones del sector. Los consumidores quieren una experiencia de compra inmediata y eso implica disponer del material lo más cerca posible de los principales núcleos de población y de sus clientes. Todo ello comporta más tráfico en las calles de las ciudades, con una mayor congestión de los lugares de carga y descarga y un incremento del impacto ambiental. Todos los expertos coinciden y advierten que las medidas y una regulación para evitar que se llegue a una situación de colapso son inaplazables.

La adquisición de espacios de almacenamiento y reparto en las grandes ciudades está creciendo a un ritmo muy alto. En el caso de Madrid, donde en 2018 el alquiler de naves alcanzó 935.000 m2, marcando un nuevo récord por segundo ejercicio consecutivo, con una subida del 2% respecto a 2017 Si el crecimiento de las compras en línea sigue el ritmo de los últimos años, llegaremos a un punto en que no habrá suficiente espacio urbano.

La solución a estos retos es tecnológica y urbanística a la vez. Los macrodatos (big data) podría ser una solución a la falta de espacio logístico al permitir conocer con antelación las necesidades de los usuarios y la especialización de los almacenes según el barrio donde estén y factores como la renta per cápita, el volumen comprado, el tiempo de reposición o los productos más demandados por zona, horas y tipo de comprador. El desarrollo tecnológico ha facilitado también la aparición de soluciones para la utilización más eficiente de la capacidad de reparto en la última milla, tales como la optimización de rutas, la gestión de flotas y la gestión de pedidos.

Es necesaria la concentración y especialización de los puntos de distribución, más pequeños y que, con la ayuda de la inteligencia artificial, permitan la alta rotación de productos. Por otra parte, las limitaciones en los centros urbanos y la congestión del tráfico obligan a aumentar los puntos de recogida. En este sentido, otra opción podrían ser ofrecer descuentos en los productos con menos rotación o bien podrían trasladarse a las naves de fuera de la ciudad para priorizar el almacenamiento de los productos más vendidos.

Medidas medioambientales

Uno de los grandes retos de las entregas de compras electrónicas es el impacto medioambiental, ya que las principales ciudades europeas empiezan a restringir la entrada de vehículos contaminantes. Habrá que buscar alternativas más respetuosas con el medio ambiente y la posibilidad de usar vehículos menos contaminantes, como los eléctricos, o que no ocupen las vías, como los drones, aunque la legislación actual no lo permite.

Según el profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Xavier Budet. cada vez veremos más colaboraciones entre distintas empresas para consolidar y compartir infraestructuras y vehículos para formalizar las entregas. Muchas compañías empezarán a utilizar los dark stores —locales en centros urbanos no abiertos al público para preparar y expedir los pedidos—, los centros temporales (pop-up) o las entregas colaborativas, en las que serán los particulares quienes terminarán entregando el producto al cliente.

Las taquillas de recogida también se consolidan como alternativa. Son taquillas situadas en supermercados y establecimientos en el centro de las ciudades, en centros comerciales o incluso en gasolineras en las que los clientes pueden recoger sus paquetes cuando y donde les convenga. El cliente recibe una notificación con un código único, así como la dirección y el horario de apertura de la taquilla que ha seleccionado para recoger su pedido.

El reto de una distribución urbana más sostenible
Del 9 al 11 de junio de 2020
Recinto de Montjuic - Plaza España de Fira de Barcelona
eDelivery BARCELONA
Consorci ZF Internacional SAU
Tel.: +34 93 263 81 50
Fax.: +34 93 263 81 28
Email.: info@edeliverybarcelona.com
El eDelivery Barcelona está organizado por:
www.edeliverybarcelona.com © eDelivery BARCELONA, todos los derechos reservados. Aviso legal